Imperialismo gringo en América Latina, finales del Siglo XIX, comienzos del XX (Breve ensayo)

"Ya viene el yanqui patón
y la gringa pelo e´miel.
Al yanqui decile:
go jón
y a la gringuita:
veri güel"
(Pablo Antonio Cuadra, Intervención)


("Gloriosa victoria", Diego Rivera. 1954)


BASES IDEOLÓGICAS DEL EXPANSIONISMO NORTEAMERICANO.
    El expansionismo norteamericano se da por distintos motivos; entre esos estaba la búsqueda de mayor expansión territorial y dominio geográfico para tener mayor poder e igualmente mayores recursos económicos. El contexto en que se origina la expansión gringa es a finales del Siglo XIX y principios del XX cuando los países iberoamericanos sufrían un neocolonialismo por parte de Inglaterra; para justificar la expansión estadounidense a los países latinoamericanos y caribeños  nacen algunas bases ideológicas y la primera de estas era “La Doctrina Monroe”.

Doctrina Monroe: Esta doctrina fue ideada por el político estadounidense James Monroe el 2 de diciembre de 1823 y trataba principalmente de una doctrina que expresa la excusa perfecta del por qué los países latinoamericanos y caribeños deben comenzar a tener una mejor relación con los Estados Unidos y no con las potencias europeas. “El hemisferio americano y sus repúblicas contra las monarquías europeas”. Para el momento en que se plantea esta doctrina por el político Monroe al congreso estadounidense los países latinoamericanos tenían una gran influencia de dependencia de las potencias europeas y así mismo Estados Unidos buscaba ser el centro hegemónico de esta región.
   
   En el año 1823 Estados Unidos no era ninguna potencia que hiciera frente a la armada británica. Con la doctrina Monroe, los políticos estadounidenses pretendían hacerles saber a las potencias europeas que no deberían tener ningún tipo de injerencia en los países americanos y que no debían colonizar ni aplicar sus políticas imperiales sobre el continente americano. Este fundamento ideológico fue la base para que los Estados Unidos tomaran una política que era la misma que les pedía a los europeos que no aplicaran sobre los países latinoamericanos y caribeños.

Destino Manifiesto: Aquí se señala más profundamente lo que los estadounidenses reclamaban como obligatorio y necesario para su propio desarrollo, la expansión. En el destino manifiesto se señala que los Estados Unidos estaban destinados por la providencia a ser la gran potencia imperial mundial, no se aplicaría el colonialismo como lo aplicaron los europeos siglos anteriores sino que se aplicaría con otro paradigma. Lo primero era la expansión al Oeste norteamericano, de la costa del Atlántico a la costa del Pacífico y adquirir el norte de México; incluso obtuvo Estados Unidos la mayor parte del territorio mexicano. Igualmente en el Destino Manifiesto se expresa que Estados Unidos debía ser la última potencia hegemónica así como sus imperios predecesores que la historia señalaba que se trasladaba de Este a Oeste comenzando con China, Persia, Grecia, Roma, el Sacro Imperio Romano Germánico, el Imperio de Napoleón, el Imperio británico hasta llegar a los Estados Unidos.
   
   Gracias al Destino Manifiesto; los Estados Unidos comenzaron su proceso de expansión e imperialismo en los países latinoamericanos y caribeños. Esto consistía en la ocupación de territorios que no fueron ocupados por los primeros colonos británicos o franceses; al occidente estadounidense. Era un territorio nuevo para explorar para los norteamericanos, una vez que se concreta el dominio de esas tierras, que se hace aún más grande en extensión y económicamente la nación estadounidense, comienza así pues, el dominio de otras naciones; de su patio trasero.

POLÍTICA APLICADA POR ESTADOS UNIDOS EN EL CARIBE ANTES DE LA CRISIS DE 1929
    En el año 1898 los Estados Unidos deciden intervenir en la isla de Cuba para ayudar a la isla a conseguir su independencia de España. Para dicho año ya los estadounidenses estaban desarrollados económica y militarmente para expulsar a los españoles de la isla cubana, USA siempre ha deseado tener a Cuba y al resto de países caribeños en su órbita de influencia, remontándose al presidente John Quincy Adams en el año 1823 cuando se refirió a Cuba como la isla que acabaría cayendo como una fruta madura.

    El senador Orville H. Platt quien era presidente de la comisión del senado estadounidense plantea la Enmienda Platt en el año 1901, la isla de Cuba obviamente representaba un lugar estratégico al cual le convenía apoderarse Estados Unidos, mediante tratados de paz entre USA y España se concedió la independencia de la isla del Reino Español pero se iba a establecer un gobierno cubano controlado por USA y se le iba a otorgar a los estadounidenses el territorio de Guantánamo a cambio de 200 dólares anuales por lo que los estadounidenses rechazaron dicha medida ya que igualmente estos últimos podían intervenir la isla las veces que sean necesarias para proteger los intereses norteamericanos; a USA le interesaba el territorio de Guantánamo para establecer allí sus bases militares.

   Los estadounidenses decidieron establecer en Cuba un gobierno para proteger, salvaguardar a los ciudadanos y los intereses estadounidenses al igual de impedir cualquier injerencia europea; el gobierno debía ser de conveniencia norteamericana por el tiempo necesario hasta “instruir” al pueblo cubano hasta que se pueda autogobernar; así lo consideraban los norteamericanos. El comercio entre ambos países favoreció altamente a los Estados Unidos, por lo que se considera que intervenir la isla de Cuba favoreció mucho a USA. En los próximos años se observa claramente la importancia que tuvo la Enmienda Platt para la política intervencionista norteamericana en la isla de Cuba, de esta forma, como resultó propicio para USA establecer un Protectorado en Cuba le resultó igual o más favorable lo que realizaron con Colombia y Panamá, un caso también de mucha pertinencia para comprender.

“El caso de Panamá, y en cierto modo, también el de Colombia, representa un ejemplo más de la manera de actuar de los Estados Unidos en defensa de su posición hegemónica en el Hemisferio Occidental, en los campos político, económico y militar. En este caso, la intervención estadounidense se encuentra íntimamente relacionada con la apertura de un canal interoceánico en Centroamérica o, mejor dicho, con la importancia del istmo centroamericano para las comunicaciones interoceánicas.” (El Intervencionismo norteamericano en Iberoamérica, pág. 418.).
    Para los Estados Unidos el control de los océanos Atlántico y Pacífico era ya una prioridad para tener mayor control económico por lo que ambos océanos representan como circuitos económicos, el poder político una vez que se apoderaron de las Filipinas arrebatándosela también a España y en el ámbito militar para el control de los países de su área de influencia; así que no sólo pretendían controlar el hemisferio occidental sino que veían incluso más allá, su otro interés era el control mundial. Los deseos estadounidenses de construir un canal por el istmo centroamericano no eran sólo por Panamá, ya desde años antes de abrir el canal de Panamá se pensó en Nicaragua; para el año 1879 el francés Fernando de Lesseps comenzó la construcción del canal en Panamá en 1821 sin importar la soberanía de los colombianos en un primer momento; y luego de los panameños.

   Los franceses fracasaron en el intento; una de las causas fue, las enfermedades contagiadas por los constructores franceses que no estaban adaptados a esa condición. Los estadounidenses aprovecharon el fracaso francés y construyó el canal obteniendo una concesión del gobierno colombiano, se le cedería el control del canal a Estados Unidos por 99 años y que debía cancelar la cantidad de 250.000 dólares anuales, el canal les servía para su política económica de puertas abiertas y para aplicar el libre comercio con países europeos y Japón para que el circuito de los dos océanos sea beneficioso para USA. Luego de algunas intentonas separatistas por parte de panameños ayudados por estadounidenses se logra la separación de la Provincia de Panamá de la República de Colombia, haciendo de la primera finalmente una nueva república “libre” a las órdenes de lo que proponía el gobierno de Washington.

    El trato que tuvo Estados Unidos con los otros países centroamericanos y caribeños fue de un carácter más militarista, más opresivo, más directo y más intervencionista; una vez que USA se hace con las posesiones de la isla de Cuba y Panamá con su importante canal toma mayor desarrollo militar y económico y la injerencia a los demás países iberoamericanos se hace mayor, si es necesario de forma militar, a partir de ese momento los estadounidenses aplican con mayor fuerza sus fundamentos ideológicos, la Doctrina Monroe y el Destino Manifiesto haciéndoles creer a los países latinoamericanos y caribeños que debían dejarse influenciar por ellos para poder alcanzar la civilización.

    Entre los países donde se produjo injerencia norteamericana están República Dominicana y Haití, países de la isla La Española. En el año 1896 República Dominicana trató de incorporarse voluntariamente a los Estados Unidos; cosa que le hizo valerse los estadounidenses para aprovecharse de esta república, los Estados Unidos controlaban los ingresos aduaneros de los dominicanos, igualmente todos los movimientos económicos produciendo un desarrollo desigual entre ambas naciones ya que USA se beneficiaba más.

    La otra nación de La Española, Haití experimentó un caso parecido al de los dominicanos cediéndole a USA el control fiscal y económico del país, Estados Unidos igualmente tenían el control del 50% de la producción azucarera, de servicios de transporte y de los bancos haitianos. Haití siempre fue un lugar estratégico y Estados Unidos no desperdició la oportunidad de poseer prácticamente la soberanía económica del país. Así pues, ambas naciones mencionadas se convirtieron en protectorados financieros de los Estados Unidos, éste último tenía el control de las políticas financieras de ambos países con la excusa norteamericana de ayudarlos a progresar y desarrollarse. Si vemos el resultado de tal promesa unas décadas después; podemos evidenciar que se quedó en eso, mera promesa.

    Otros países que fueron intervenidos militarmente para salvaguardar los intereses norteamericanos fueron Nicaragua y México; el primero ocurre desde finales del siglo XIX cuando USA decide abrir en Nicaragua el canal que conectara el océano Pacífico con el mar Caribe y el océano Atlántico, a partir de dicho momento USA comienza a intervenir Nicaragua para hacerles ceder su territorio y dependencia financiera como ocurrió con República Dominicana y Haití, respectivamente; en Nicaragua ya había mucho capital norteamericano que fue invertido para las empresas de plátanos, las minas y el sector de los servicios, USA ataca militarmente Nicaragua para cuidar de su capital retenido en el país centroamericano y para cuidar igualmente una minoría que estaba a favor de la ocupación de USA en el país.

    México fue otro caso que explica la política de injerencia norteamericana, el país fue intervenido por USA ya que éste protegía sus intereses particulares, el sector de la construcción de ferrocarriles, el sector financiero y un importante porcentaje del sector minero mexicano estaba bajo las conveniencias americanas, por ende USA necesitaba proteger su capital en México que estaba en peligro por la revolución (1910) que vivía el país mesoamericano, uno de los primeros ataques a la nación mexicana fue en el año 1914 cuando los mexicanos apresan a dos marines provenientes del buque de guerra Dolphin; los estadounidenses aprovecharon la ocasión para atacar la ciudad de Veracruz y hacerse con la misma por algunos años.
   
   México fue atacado posteriormente por razones que los norteamericanos señalaban de excusa como la defensa de los ciudadanos norteamericanos en México y el cuidar los ciudadanos estadounidenses era de vital importancia para el gobierno de Washington, una vez más se demuestra el carácter político y militar de Estados Unidos con los países iberoamericanos antes de la crisis ocurrida en el año 1929, cuidando sus zonas de influencia, sus posesiones y sus protectorados aplicaba USA medidas económicas que perjudicaban a los países latinos y si era necesario intervenía con las armas a las naciones del hemisferio occidental. Aplicaba el garrote a lo “Teddy” Roosevelt. Pero sobre esto, recordemos lo que el célebre uruguayo Eduardo Galeano nos hacía reflexionar por allá en 1991, comparando la situación entre México y Estados Unidos, explicando lo siguiente: "imaginemos que los marines de México invaden Los Angeles, para proteger a los mexicanos amenazados por los recientes disturbios - se pregunta el uruguayo - ¿Bueno o malo?". 

   Ahora veamos el caso venezolano. Desde finales del Siglo XIX, en pleno conflicto anglo-venezolano por la disputa del Esequibo. Problema que tenía Venezuela desde que comenzó a ser República, pero que se había intensificado cuando los británicos dejaron de reconocer a Venezuela como propietario de gran parte del territorio, fue cuando los Estados Unidos aplican la Doctrina Monroe con fines expansionistas intentando alejar a los británicos y europeos en general de América, se genera entonces la primera "ayuda" norteamericana para un conflicto entre un europeo con Venezuela. Como en toda "ayuda" norteamericana para con los latinoamericanos, no fue exitosa. Hoy día es evidente que el conflicto venezolano por el Esequibo sigue vigente y es ahora Estados Unidos el que apoya la causa contraria a la venezolana. Pero, durante el gobierno de Cipriano Castro, con el conflicto del bloqueo a nuestras costas en diciembre de 1902 se evidencia la injerencia gringa en Venezuela

   Fueron las potencias imperiales Gran Bretaña, Alemania, Italia, el Reino de los Países Bajos; quienes, con sus buques de guerra bloquearon las costas varguenses el 9 de diciembre de 1902, significando una agresión al suelo patrio. Estados Unidos aplica una vez más la Doctrina Monroe para su conveniencia, a comienzos del año 1903 gracias al Tratado de Washington se logra resolver el conflicto venezolano con los europeos. Pero le costó caro al presidente Castro y a toda la nación. A partir de entonces, Estados Unidos interviene económica y diplomáticamente al país como si fuese uno de sus protectorados. Ahora eran los Estados Unidos quienes se hacían cargo de algunas empresas con capital de origen germano y británico. Con el apoyo de USA es que se concreta la traición a Castro y colocan a su títere Juan Vicente Gómez para salvaguardar sus intereses como imperio naciente. 

POLÍTICA DE ESTADOS UNIDOS EN AMÉRICA LATINA DESPUÉS DE LA CRISIS DEL AÑO 1929

    Luego de sufrir la I Guerra Mundial (1914 – 1918), que por cierto las bajas fueron menores a diferencia de los países europeos y que el gasto militar y económico, en general fue mucho menor igualmente; los Estados Unidos experimentaron una época memorable para su historia, los “Felices años 20´s” que trajo desarrollo y abundancia al pueblo norteamericano. Después de ostentar todos los lujos, la nación estadounidense sufrió la crisis o recesión del año 1929 que es considerada como una de sus peores crisis jamás vividas. Así pues, los Estados Unidos comienzan a aplicar otras medidas de injerencia a los estados iberoamericanos a partir del año 1930 en adelante.

   La política de buena vecindad era necesaria para USA ya que no podían seguir aplicando su intervencionismo con la barbarie con la que lo hacían, igualmente en el año 1933 el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt cuando toma el poder habla con respecto a la política de injerencia norteamericana en los países iberoamericanos y expresó que, no era necesario ni lo mejor para ningún país del hemisferio occidental intervenir militarmente los asuntos internos de cada nacioe manifestaba que la doctrina no era en contra de los países iberoamericanos sino que era dirigida a las potencias europeas; con esta política de buena vecindad el presidente Roosevelt manifestaba su deseo de ser un buen vecino para los países iberoamericanos, con la ayuda, el panamericanismo y la colaboración; USA les hacía creer a los países latinoamericanos y caribeños que deseaban cambiar sus políticas intervencionistas, prácticamente pregonaban un “borrón y cuenta nueva” a las acciones de ataque militar e intervención llevado a cabo por USA.   A los Estados Unidos no le quedaba otra alternativa que aplicar la política de buena vecindad ya que habían sufrido la crisis del año 1929 e igualmente existía un descontento interno en Estados Unidos que repudiaba la política intervencionista. 

   Luego de la I Guerra Mundial y de la crisis de 1929  Estados Unidos tuvo que recurrir al libre comercio entre los países americanos. Al igual que la política de la buena vecindad los Estados Unidos aplicaron otro tipo de políticas de  sí lo hicieron creer.“En 1933, los Estados Unidos reconocieron, por fin, los principios de igualdad entre Estados, de integridad territorial y de no intervención en los asuntos, tanto externos como lo venían haciendo los norteamericanos, el memorándum sobre la Doctrina Monroe. Rechazaron, asimismo, el uso de la fuerza en las relaciones internacionales. Las consecuencias de este cambio de actitud se pusieron de manifiesto durante los años siguientes. En el verano de 1934, los Estados Unidos pusieron fin a la ocupación militar en Haití, si bien no abandonaron el control de las finanzas de dicho estado. La enmienda Platt, que había limitado la soberanía de Cuba, fue abolida el 29 de mayo de 1934, firmándose un nuevo acuerdo comercial con dicho país en términos de igualdad.” (El Intervencionismo norteamericano en Iberoamérica, pág. 442.).

    USA comenzó a aplicar otras medidas de tipo político, económico y militar en los países del hemisferio occidental, al igual que los casos de Haití y Cuba, Estados Unidos comenzó una política de igualdad con los estados latinoamericanos y caribeños; todo esto, por la política de su mandatario F.D. Roosevelt que no veía como necesaria la injerencia militar en Iberoamérica. USA ayudó política y económicamente a los países iberoamericanos por lo que pregonaba su presidente Roosevelt, obviamente a USA le convenía en su momento ayudar bajo la política de buena vecindad a los países americanos pero lo hacían igualmente bajo un fin; pero, ¿Por qué este cambio de actitud por parte de los estadounidenses con sus vecinos iberoamericanos? En parte todo tiene que ver con el contexto, la Estados Unidos de Wilson, Theodore Roosevelt entre otros mandatarios antes de la crisis de 1929 era un país que necesitaba aplicar las medidas de injerencia en su momento, así sea de forma militar valiéndose de sus fundamentos ideológicos, aunque sin el ataque militar sobre Nicaragua y México jamás fuese podido ocupar estos países como lo hizo.

   La Estados Unidos de Franklin Roosevelt pasaba por un momento muy distinto, de crisis económica pero éste entendió que las intervenciones ya estaban hechas y que Estados Unidos no perdería su influencia sobre los países americanos. No se justifica los actos realizados por USA desde finales del siglo XIX, pero sin dichas injerencias cometidas jamás fuesen logrado el desarrollo que pregonan hoy día. 

Comentarios

Entradas populares